Introducción

El programa de Participación Ciudadana en los Gobiernos Regionales “INCIDE” comienza a gestarse a partir del Programa de Gobierno 2015 – 2018 donde se fijó el compromiso presidencial de “realizar las modificaciones tendientes a mejorar los mecanismos de participación, transparencia y control ciudadano regional”(Programa de Gobierno de Michelle Bachelet), misión encargada a la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (SUBDERE), para que a través de los Gobiernos Regionales fortalezca la participación ciudadana en todas las regiones del país.


Luego, una vez comenzado el gobierno, la Presidenta emitió el instructivo N° 007 de Participación Ciudadana, señalando que el creciente dinamismo de las demandas ciudadanas ha generado un nuevo impulso en nuestra institucionalidad democrática: “Chile debe avanzar hacia un […] modelo de gestión pública con participación ciudadana efectiva, donde las organizaciones de la sociedad civil cumplen una función vital en la promoción de derechos, en establecimiento de alianzas para el desarrollo [...]”.


A partir de los dos elementos anteriores, se hace patente la necesidad de materializar una indicación sustitutiva que profundice la participación ciudadana en los Gobiernos Regionales. Es así como en enero de 2015 (boletín N° 7963-06) se modifica la expresión del Artículo 75 de la Ley 18.575 “podrán” establecer Consejos de la Sociedad Civil (COSOC) por “deberán”, por lo que ante una eventual aprobación, pasará de lo facultativo a lo obligatorio.


En esta misma línea, la SUBDERE prevé la necesidad de diseñar un programa para que cada región determina una Política Regional de Participación Ciudadana, que considere experiencias exitosas, validación técnica de mecanismos, experiencia comparada, fisonomía de cada región, articulación de actores y los estudios pertinentes.


Es así como nace el Programa de Participación Ciudadana en los Gobiernos Regionales “INCIDE”, el que busca avanzar a un nuevo estadio de participación regional, en donde cada región podrá diseñar de manera participativa una Norma y Política de Participación Ciudadana plasmando por primera vez la forma en que la ciudadanía desea participar, y estableciendo bajo qué marcos normativos el Gobierno Regional (GORE) garantizará los espacios en que la ciudadanía incidirá en la gestión pública regional.